La Fundación Tarazona Monumental da comienzo a la cuarta edición de los Talleres de Patrimonio Lúdico

Durante la primera quincena de agosto los niños
que participan en el Campamento de Verano de la Ludoteca Municipal de
Tarazona visitarán el Claustro de San Francisco de Asís

El taller tiene como objetivo explicar cómo se conserva y se restaura el Patrimonio mediante actividades plásticas y juegos

)
Desde el año 2008 la Fundación Tarazona Monumental desarrolla estos
talleres lúdicos que tienen como objetivo acercar el patrimonio a los
más pequeños a través de juegos y actividades plásticas. Para ellos se
cuenta con la estimable colaboración del personal de la Ludoteca
Municipal, monitores y formadores que hacen posible el desarrollo de las
actividades diseñadas por la Fundación.
“En el año 2008 descubrieron la cultura y el arte romano mientras hacían
un mosaico, y en 2009 trabajaron el friso del Ayuntamiento coloreando
una réplica de 32 metros de longitud, que es su tamaño real. El año
pasado nuestro personaje Turiaso Jones les explicó el mudéjar y cada
niño pudo decorar su propia torre de la Magdalena”, dice Julio Zaldívar
gerente de la fundación.
Las actividades siempre se desarrollaban en las propias instalaciones
del campamento, pero este año la actividad requería salir de sus
instalaciones, por lo que ha sido más especial si cabe. Y es que este
año la Fundación ha querido mostrarles a más de 160 niños, de entre 3 y
12 años, cómo se restaura un lienzo. Durante el taller los niños acuden
al Claustro del ex convento de San Francisco de Asís donde Tarazona
Monumental, gracias a la colaboración del INAEM, del Fondo Social
Europeo y de la Parroquia de San Francisco, está llevando a cabo la
restauración de dos lienzos de gran formato pertenecientes a dos
alatares de la Capilla de la Piedad.
Primero se les explica que es un convento y un claustro y la importancia
de las pinturas murales que allí pueden contemplar. Después ven el
proceso de restauración de un lienzo y se les explica el porqué es
necesario conservar las obras de arte, qué es la restauración y cuál es
la complejidad de este trabajo. Algo que pueden comprobar muy bien
mediante un taller de pintura de acuarela y temperas en el que, a través
de los colores primarios fabrican nuevos colores que serían los que un
restaurador utiliza para reintegrar una obra de arte.
Finalmente los niños realizan una pequeña gymkana alrededor de todo el
claustro buscando pequeños detalles de las impresionantes pinturas
murales que lo decoran. “La competición entre los niños hace que
muestren más interés y la alegría que sienten al completar el juego
encontrando todas las pistas es equiparable a la que nosotros sentimos
al ver cómo a través de un juego los más pequeños descuben el arte y
comienzan a apreciarlo” comentan los técnicos de patrimonio de Tarazona
Monumental.

NULL

Comienza a escribir y pulsa enter para buscar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies