La Iglesia de Sta. María Magdalena reabre sus puertas tras dos meses cerrada para su acondicionamiento

La inversión total asciende a más de 30.000
euros, sufragada por la Fundación Tarazona Monumental, el Obispado de
Tarazona y la Parroquia de Sta. Mª Magdalena

Las mejoras han sido fundamentalmente estéticas y de conservación preventiva

Este
sábado tuvo lugar la reapertura de la iglesia de Sta. Mª Magdalena tras
la realización de obras menores para su acondicionamiento. El acto
consistió en la celebración de una misa presidida por el obispo D.
Eusebio Hernández y a la que asistieron autoridades civiles y religiosas
entre las que se encontraba el presidente de la Fundación Tarazona
Monumental, Agustín García Inda, y representación del Ayuntamiento de
Tarazona. Previamente, el viernes a las 20 horas el gerente de la
Fundación, Julio Zaldívar Sanz, realizó una presentación de las obras a
los ciudadanos que se completó con una visita guiada y con la
intervención del párroco, D. Raúl Romero, que dio una explicación sobre
“El importante papel de las mujeres en el retablo de Sta. Mª Magdalena”.
Ambos actos contaron con una alta participación.

Aunque la Fundación no tenía previsto realizar esta
actuación en este ejercicio, las circunstancias de deterioro en las que
se encontraba el interior de la iglesia de Sta. María Magdalena; la más
antigua de la ciudad, y famosa por su ábside románico y su esbelta torre
mudéjar; fue motivo suficiente para apoyar la iniciativa de
acondicionamiento impulsada por el Obispado y la Parroquia al
considerarlo una actuación de urgencia necesaria para la correcta
conservación preventiva del monumento. Estos trabajos comenzaron en el
mes de marzo, cuando técnicos de la Fundación redactaron a solicitud de
la Parroquia un informe para valorar las actuaciones necesarias con
carácter urgente, que consistían en pintar la iglesia, renovar parte de
su iluminación y sustituir parte del suelo. En el mes de julio
comenzaron los trabajos en los que la Fundación ha aportado un total de
12.000 euros para la sustitución del suelo y la iluminación,
mientras que el Obispado y la Parroquia han sufragado el coste íntegro
de la pintura, que asciende aproximadamente a 18.000 euros.     

Las actuaciones de rehabilitación y
restauración realizadas hasta el momento en el monumento siempre se han
correspondido con la importancia histórica artística, y consiguiente
interés turístico y cultural del monumento. Además, algunas de estas
intervenciones han servido para conferirle más interés y atractivo si
cabe, y han permitido recuperar parte de su estado primitivo y original.
Y es que, con la restauración del templo efectuada en 1963 a instancias
de la Dirección General de Arquitectura se suprimió la bóveda de la
nave del Evangelio apareciendo la techumbre de madera con la decoración
heráldica pintada en sus hileras. También se eliminaron los añadidos
superpuestos al ábside y el revoco de los pilares, dejando a la vista
los sillares. En este momento también se llevó a cabo la sustitución del
primitivo chapitel de plomo de la torre por un tejadillo a cuatro
aguas. Pero esta actuación fue retomada en octubre de 2004 por el
Gobierno de Aragón quien, a instancias de la Comisión de Patrimonio,
llevó a cabo la recuperación del chapitel original del año 1610,
utilizando el mismo tipo de ladrillo y la misma junta, así como los ojos
de buey u óculos. La torre ya contaba en el momento de esta
intervención con la declaración de Bien de Interés Cultural dentro de la
categoría de monumentos, otorgada en febrero de 2004. En este momento,
concretamente entre 2003 – 2005, Caja de Ahorros de la Inmaculada
ejecuto, en colaboración con la parroquia, la restauración del retablo
mayor, del siglo XVI realizado por el italiano Pietro Morone.

También la Fundación Tarazona Monumental, constituida por el Gobierno de Aragón, la
Diputación Provincial de Zaragoza, Caja Inmaculada, el Ayuntamiento, el
Obispado y el Cabildo Catedral de Tarazona, realizó entre los años 2009 – 2011 la
adecuación del sotacoro, actual capilla de San Atilano, y del interior
de la torre para permitir su acceso, así como la restauración de la
escultura del patrón de la ciudad, San Atilano, su lampadario de plata, y
dos lienzos ubicados en la nave de la Epístola.

NULL

Comienza a escribir y pulsa enter para buscar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies