Parques y Jardines

Jardín Botánico de Eguarás:
Este jardín, propiedad de la Diputación Provincial de Zaragoza como el resto del Palacio, presenta gran relevancia y riqueza botánicas. Los ejemplares que más abundan son los castaños de Indias; entre ellos destacan dos por su gran envergadura pues incluso sobrepasan la atura del edificio. Palmitos, laureles, lluvia de oro (laburnum anagyroides), y tejos (taxus bacata), resaltan entre la multitud de especies vegetales que pueblan este maravilloso jardín. Con todo, entre todos ellos debemos detenernos ante los llamados “Acebos de Eguarás” (ilex aquifolium L.) incluidos dentro del Catálogo de Árboles Singulares de Aragón. Estos magníficos ejemplares masculinos miden 7,50 m. de alto y 4 m. de ancho. Otros dos árboles inventariados son un níspero (eriobotrya japonica Lindl.) de gran tamaño –alcanza los 7 m. de altura–, y un tejo (taxus bacata fastigiata) de cerca de 8 m. de alto localizado junto a los acebos.

Parque de la margen izquierda del Queiles

El agua es el gran protagonista de este parque, que se estructura en cuatro grandes zonas: la central, que alberga la principal infraestructura como es un gran edificio multiusos que sirve como bar, escenario, almacén, servicios y aljibe de riego. Este regula el sistema de riego del parque, que se ha diseñado a imitación de las acequias tradicionales de la zona.

Otro de los elementos que más destacan en el nuevo parque es la pasarela sobre el río, que une la entrada con el barrio de la plaza de toros vieja.

Parque de la Rudiana

El parque cuenta con aproximadamente 6.700 m² y cuenta con una zona de paseo, otra de estancia, una más para la práctica de ejercicios físicos, otra de juegos infantiles y una pista polivalente. Se localizan zonas ajardinadas y arbolado y se encuentra comunicado mediante escaleras con la zona de Capuchinos.

Parque de la Estación

Es uno de los parques más antiguos de la ciudad, aunque ha sido ampliado y remodelado para un mejor aprovechamiento por parte de los ciudadanos. Localizado entre la Avenida de la Estación, Ciudad de Teruel y Carrera Zaragoza, abarca una superficie de más de 5.200 m2, muy próximo a la antigua estación de la línea que unía a Tarazona con Tudela, conocida como el Tarazonica y que hoy constituye la vía verde Tarazona- Tudela. Se caracteriza por un paseo central delimitado por plataneros (Platanus hybrida) y en el que se pueden disfrutar de magníficos ejemplares de cedro, tejo (Taxus baccata) y abeto rojo (Picea abies). En total podemos contar 85 ejemplares de 14 especies distintas.

También cuenta con una zona de juegos remodelada apta para el disfrute de los más pequeños (de 2 a 6 años) que incluye tobogán, columpio, muelle, torre laberinto y tunel-locomotora.

Zona Verde Residencial de Eguarás

Situado junto a la carretera N-122 (Zaragoza-Soria), podemos diferenciar en él dos zonas, la más próxima a la carretera, caracterizada por el espacio ajardinado con ejemplares de olmos y cedros, y los pequeños paseos existentes entre el talud que separa la calle Ardanaz y la urbanización de Eguarás, donde se puede disfrutar de pequeños paseos entre una vegetación arbustiva y arbórea similar a las especies autóctonas que podemos encontrar en ambientes próximos a la ciudad, formada principalmente por cipreses (Cupressus sempervirens), pinos carrascos (Pinus halepensis) y numerosos ejemplares de árbol del amor (Cercis siliquastrum)

Parque de la Faceda

Localizado en el barrio con el mismo nombre, una de las zonas de reciente construcción en Tarazona, se trata de una de las mayores superficies verde y de recreo de Tarazona, con más de 6.000 m². Caracterizado por un espacio central donde se localizan las instalaciones de juegos infantiles compuestos por una mesa- arenero, castillo-arenero y tobogán junto con diversas mesas-picnic, rodeado por espacios ajardinados delimitados por ejemplares de Acacia ‘casque-rouge’ o falsa acacia (Robinia pseudoacacia) donde destaca un pequeño bosquete de pinos carrascos (Pinus halepensis).

Parque de Pradiel

Su privilegiada ubicación, en la margen derecha del Queiles, y las extraordinarias vistas del casco antiguo de Tarazona, hace de este espacio uno de los más llamativos de Tarazona. Aunque posee varios accesos el más atractivo es el que se realiza desde el paseo del Queiles decorado con un gran número de ejemplares de morera (Morus alba). Este espacio, con una extensión de 3.400 m², tiene un especial atractivo en verano, cuando la sombra de los numerosos plataneros (Platanus hybrida) cobija del sol a los viandantes. Los más pequeños también pueden disfrutar de unas inmejorables instalaciones para ellos con tres áreas de juegos adaptadas a distintas edades; para los más pequeños (de 2 a 6 años) se dispone de balancín simple y doble y columpio y un barco pirata “para navegar por el Queiles”, para los mayores un juego modular de línea moderna (de 6 a 12 años) y para todos también se dispone de mesas-ajedrez.

Parque de Repolo

Otro de los parques más antiguos de la ciudad, sus más de 4.500 m² lo convierten en un lugar muy adecuado como espacio de reunión. Colindante al cauce del Queiles, dispone de una zona de césped ajardinada con la presencia de árboles de destacado porte, entre los que podemos destacar ejemplares de platanero (Platanus hybrida), ciprés (Cupressus sp.), pino carrasco (Pinus halepensis), chopo boleana (Populus bolleana) y un llamativo ejemplar de cedro (Cedrus sp.). Se localiza en la entrada de la carretera que nos dirige a Santa Cruz y al Parque Natural del Moncayo (CV-610) y anexa al cauce del río Queiles. Se trata de una zona más apta para el disfrute de los adultos, ya que carece de juegos infantiles y dispone de mesas-picnic.

Parque de la Plaza de la Diputación

Localizado en el barrio de La Faceda, junto al cuartel de la Guardia Civil y a la Carretera N-122, sus más de 1.300 m² se caracterizan por tratarse de una zona ajardinada con zonas aptas para jugar a la petanca, con un uso más adecuado para adultos ya que carece de juegos infantiles y por su proximidad a la carretera.

Como especies ornamentales destaca por su antigüedad un ejemplar de morera (Morus alba), y hasta el invierno de 2006 también destacaba un ejemplar de pino carrasco (Pinus halepensis) que fue arrancado por el viento.

Parque y rotonda de San Francisco “Circuito”

La rotonda del ‘’circuito’’ es otro de los puntos más característicos de Tarazona, tanto por su estratégica localización, en la plaza de San Francisco, como por su vistosidad. Se trata de una rotonda ajardinada con un magnífico ejemplar de tejo (Taxus baccata), aunque vulgarmente es conocido entre los ciudadanos como “el pino”.

El parque, situado frente a la rotonda, se destaca por la presencia de unos magníficos ejemplares de plataneros (Platanus hybrida), que rodean todo el espacio junto a la fuente, cubriendo de sombra toda su extensión en época estival. También se dispone de un pequeño quiosco y de una zona de juegos infantiles compuesta por cuatro balancines, una red-balancín y un castillo con tobogán y columpios.

Claustro de la Catedral de Tarazona (No es público)

Se localizan ejemplares llamativos de los característicos cipreses (Cupressus sempervirens) tan asociados a este tipo de construcciones.

Parque de Tórtoles

Área de recreo ubicada en el barrio rural de Tórtoles que permite a los habitantes del barrio disponer de un espacio de distensión dotado con un área de juegos infantiles y una variedad de especies arbóreas que resaltan el lugar; entre ellas destacan chopos boleanas (Populus bolleana), árboles de Júpiter (Lagerstroemia indica), tuyas (Biota orientalis), acacias, catalpas (Catalpa bignonioides), moreras (Morus alba) y un fresno (Fraxinus excelsior). En la Plaza Mayor también se pueden observar varios ejemplares de aligustre japónica (Ligustrum japonica).

Parque de Cunchillos

Espacio situado en el barrio rural de Cunchillos, entre las antiguas escuelas y el teleclub, ha sufrido una reciente renovación. Puede dividirse en dos zonas, la más próxima al teleclub, enmarcada por numerosos ejemplares de plátano de sombra (Platanus hybrida) y en el que podemos observar algún aligustre japónica (Ligustrum japonica) y cedro y dotada con un área de juegos en la que se han instalado un tobogán y varios balancines, y la segunda zona, junto a las escuelas también rodeada por plátanos de sombra (Platanus hybrida) que refrescan el ambiente en verano, junto con algún ejemplar de chopo boleana (Populus bolleana) y sauce (Salix babylonica), esta parte está dotada con un juego de estructura con tobogán y una mesa de ping-pong. Frente a este parque, al otro lado de la carretera se encuentra una de las construcciones más características del barrio, el antiguo lavadero cubierto, rodeado por plátanos de sombra (Platanus hybrida), un arce (Acer negundo) y aliantos (Ailanthus altísima).

Comienza a escribir y pulsa enter para buscar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies